El auge del snackable content
Blablabla

El auge del snackable content

(O dicho de otra manera: la era del picoteo)

 

Sabíamos que era algo inminente, pero ya lo ha conseguido: el móvil ha desbancado al ordenador y se ha convertido en la plataforma más usada de acceso a internet en nuestro país. El último estudio “La Sociedad de la Información en España” de la Fundación Telefónica ha constatado que el 90% de los internautas usa el smartphome para conectarse a la red, mientras que el 78,2% lo hace a través del ordenador.

Este dato significa, sobre todo, que debemos repensar los contenidos para otro contexto de consumo. No es lo mismo estar en casa viendo el ordenador, que mirar el móvil mientras esperas en un semáforo de la calle. Además, la capacidad de atención humana en la actualidad es de apenas 8 segundos, 4 segundos menos que en el año 2000. Estamos en una nueva era en la que la atención del consumidor se interrumpe constantemente y las marcas deben tenerlo muy en cuenta a la hora de crear contenidos.

La apuesta segura: los snacks

Teniendo en cuenta todos estos datos, no nos cabe duda que la tendencia será apostar por estrategias de Snackable Content. Es decir, crear contenidos que se sirvan a modo de “snack.”

¿La receta?

En primer lugar, tenemos que ser sumamente visuales. Según un estudio de 3M, el cerebro humano procesa las imágenes 60.000 veces más rápido que los textos.

También tenemos que buscar la consistencia del contenido. Hay que comunicar datos que sean llamativos e interesantes. Que impacten. Aquí está el mayor reto: diferenciarse y comunicar algo único.

Pero lo más importante: tenemos que crear piezas cortas. La brevedad será clave para impactar y conseguir los tan deseados shares.

En definitiva, el contenido ideal lo conseguiremos combinando estas tres premisas. Porque cuando se trata de picotear, lo que nos gusta es que el snack sea sabroso, rápido y, sobre todo, que nos sacie.